sábado, 12 de marzo de 2016

Eduardo Galeano y las pinturas de Altamira

Fundación de la belleza
Espejos. Una Historia casi Universal. Editorial Siglo XXI 


    Están allí, pintadas en las paredes y en los techos de las cavernas. 
    Estas figuras, bisontes, alces, osos, caballos, águilas, mujeres, hombres, no tienen edad. Han nacido hace miles y miles de años, pero nacen de nuevo cada vez que alguien las mira. 
   ¿Cómo pudieron ellos, nuestros remotos abuelos, pintar de tan delicada manera? ¿Cómo pudieron ellos, esos brutos que a mano limpia peleaban contra las bestias, para crear figuras tan llenas de gracia? ¿Cómo pudieron ellos dibujar esas líneas volanderas que escapan de la roca y se van al aire? ¿Cómo pudieron ellos...?
      ¿O eran ellas?
Eduardo Galeano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada